Cómo limpiar el radiador del coche 

Cómo limpiar el radiador del coche 
Imagen: autosdotcr.blogspot.com

La limpieza del radiador del coche es algo que debemos hacer para garantizar que, debido al uso, no se oxide y liberar el exceso de sedimentación. Su función en el sistema de refrigeración es vital ya que contribuye a mantener el motor frío. Si no notamos problemas, con que lo limpiemos cada dos años es suficiente. En unComo.com te explicamos en detalle cómo limpiar el radiador del coche.

Necesitarás:
Pasos a seguir:
1

La operación de limpieza del radiador se debe realizar en frío, ya que si el motor está caliente, con seguridad, nos quemaremos por la alta temperatura que alcanza el agua o por el propio vapor.

2

Cuando estemos seguros de que el motor está frío, abrimos el capó y la tapa del motor y limpiamos, con un cepillo y agua enjabonada, las parrillas de metal del radiador. Suele haber sedimentos que saldrán con facilidad si nos ayudamos del cepillo.

3

El siguiente paso consiste en el drenaje del radiador. Para ello, nos pondremos unos guantes y situaremos la bandeja de drenaje debajo de la válvula de drenaje del radiador. Entonces, tiramos del asa y veremos como cae el líquido refrigerante, que es tóxico. Al acabar, tapamos la bandeja de drenaje y la apartamos aunque la deberemos tener controlada para que nadie se intoxique por accidente.

4

A continuación, tendremos que comprobar que las abrazaderas que mantienen las mangueras del radiador no están oxidadas y que las propias mangueras no están agrietas. Hay dos, una que toma el refrigerante caliente de distancia y otra que se encarga de vaciar el radiador con refrigerante frío.

5

Ahora toca enjuagar el radiador antes de ponerle el nuevo líquido refrigerante. Con una manguera introducimos agua en el radiador hasta llenarlo, después lo volvemos a vaciar.

6

Antes de depositar el nuevo líquido refrigerante, debemos hacer en un recipiente la mezcla. Lo ideal es que esté formada por la mitad de agua destilada y la otra mitad de anticongelante.

7

Antes de acabar con la limpieza, debemos purgar el radiador. Para ello, arrancamos el motor dejando la tapa abierta y lo dejamos en marcha durante unos diez minutos. Conseguiremos así que el refrigerante se caliente y salga el aire del radiador, de modo que haya más espacio para la refrigeración.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo limpiar el radiador del coche , te recomendamos que entres en nuestra categoría de Reparación y mantenimiento de coches.